Por Verònica Platas @VPlatas

18.05.2016

A menudo en las formaciones hago mención del informe realizado por The Ladders en el año 2012 el cual relevaba que un reclutador dedica una media de 6 segundos en revisar un cv en un primer filtro.

La primera reacción ante esta información (acompañada de su correspondiente performance: 1, 2, 3, 4, 5, 6 y ya, Cv leído) es de estupefacción, la siguiente es de comprensión (si se acompaña de una explicación); y es que el reclutador experimentado ante una avalancha de cv es capaz de hacer una lectura en diagonal de aquellos elementos clave que le interesan para poder hacer un primer sesgo de perfiles. Hoy la tarea de buscar empleo, se transforma en la tarea de encontrar una entrevista, y nuestras estrategias deben ir alineadas a ello en primera instancia, y una vez conseguida la entrevista ya nos preocuparemos de conseguir el empleo.

En todo el proceso no sólo el reclutador debe empatizar con el candidato, es importantísimo ponernos en el lugar del reclutador, o lo que es mejor: Hacerle su trabajo más fácil. Lo detalles son lo que cuentan en un entorno donde para una oferta de empleo, solo el mejor talento conseguirá llegar al final del proceso; y más allá de los expedientes académicos, las recomendaciones, un currículum impecable y una entrevista preparada, hay 5 elementos que no debemos olvidar:

1-El currículum en formato electrónico

Hoy en día es ya común, mandar el cv en formato electrónico ya sea por correo electrónico o bien adjuntado a través de plataforma. Y llega aquel momento donde el reclutador se dispone a abrir y guardar los documentos recibidos…. (MOMENTO DE EMPATIA) Hay que abrir y guardar 25, 40, 60 documentos con el nombre de archivo tan variopinto como CV_2, curriculum, cv Esp, Pepe, y así hasta el infinito. Imaginaros cual es nuestra reacción cuando recibimos alguno con el nombre “Maria_Perez_Cv_finanzas” (A mi hay momentos que se me saltan las lágrimas!!!!)

Ponerle un nombre personalizado al documento a mandar, no solo facilita el trabajo al reclutador, también denota detalle, y una buena gestión documental. Así que hasta os recomiendo que la estructura sea “nombre_1apellido_fecha de envío_cv” y puestos a pedir que sea en PDF (la de cv que he recibido que no he podido abrir por culpa del formato)

2- Foto

En este caso y hablando de la foto de perfil, (no voy a entrar a cómo debe de ser una foto, pero por favor, no pongáis una foto vuestra con vuestro novio/a) en función del país donde nos postulamos es común o no utilizar la foto de perfil, incluso en algunos países está prohibido. Yo recomiendo que si la ponéis no la insertéis en el lado izquierdo superior (y no es una cosa de capricho) el ojo va primero a la parte superior derecha, y aún hay más… si se imprimen los cv y hay que grapar o hacer agujeros para archivar en que lado creéis que se hace? Pues eso la foto siempre en la derecha.

3- Correo electrónico de presentación 

“Sólo tienes una oportunidad para causar una buena primera impresión” y siguiendo esta máxima, no podemos olvidar el correo electrónico que acompaña nuestro cv adjuntado. Es importantísimo que le dediquemos tiempo a estructurar el mensaje, a explicar el porqué deben leerlo y a mostrar vuestra propuesta de valor. No sirven mensajes tipo:

“Hola adjunto cv” o “cv” como a menudo se reciben.

Tampoco hay que olvidar la necesidad de personalizar los mensajes, y de no hacer envíos masivos de cv, y menos si lo hacemos, de no poner los destinatarios en copia oculta.

Y para terminar el mensaje, una 4- firma de correo electrónico con tu mail y tu teléfono de contacto también ayuda a localizar información mucho más rápido.

5- Y por ultimo, pero no menos importante una sonrisa y ser agradecido!