Por Verònica Platas @VPlatas

08.02.2016

Año 2001 un departamento de cualquiera de RRHH, ritmo de trabajo intenso y extenso, aparece un técnico de sistemas por el departamento a arreglar un sistema operativo que no responde… al terminar se acerca un compañero y le pregunta: “Una cosa, tengo un amigo que desde su casa puede acceder al servidor de la oficina, para trabajar el fin de semana. ¿Sería posible que yo también lo hiciera? “

Técnico de sistemas: “Ostras, eso es muy complejo, casi imposible. Los de arriba no lo aprobarán” (se marcha del departamento)

A muchos de vosotros os sonará esta escena, habéis tenido conversaciones similares, y actualmente éstas casi no se dan. Igual que con el producto/servicio hemos aprendido ya a escuchar a los clientes, los trabajadores demandan ser escuchados e incluso son ellos mismos los que están, con sus actuaciones, modificando el comportamiento o los procesos en la empresa.

Desde herramientas de gestión, donde los propios trabajadores ya utilizan para mejorar su efectividad (desde hard a soft), pasando por los candidatos a un empleo.

Los trabajadores ya tienen terminales móviles en muchos casos más potentes que los que te ofrece la empresa, no es habitual ver a una persona con dos terminales!

En estos terminales ya vienen por defecto instaladas aplicaciones que nos permiten compartir documentos, gestionar notas, comprimir archivos, apps de trabajo colaborativo, sistemas de mensajería. La intranet de una empresa en estos momentos debe estar muy abandonada…  y todo ello sin recurrir a la pregunta del inicio ¿Sería posible que yo también lo hiciera? Ya sabéis cuál es la respuesta.

El 65% de los españoles busca empleo a través del móvil

En cuanto a los candidatos, la revolución por las aplicaciones de oferta-demanda laboral y todos sus servicios complementarios, no es casualidad. Según el estudio ADECCO 2016 el 65% de los españoles busca empleo a través del móvil; dinámica que ha hecho que tanto desarrolladores, como empresas se estén centrando en ofrecer soluciones que se ajusten a lo que demanda el mercado. Y una vez más el mercado (candidatos) está haciendo que la empresa cambie sus maneras de proceder.

Si quieres a los mejores, deberemos ir a buscarlos allí donde estén, y eso pasa por conocer dónde y cómo encontrarlos.