Por Verònica Platas @VPlatas

28.12.2016

A las personas que trabajamos en el sector de la gestión de personas, sabemos de sobras que atraer al mejor talento, y fidelizarlo desde políticas que fomenten la identificación del empleado con la visión empresarial, el desarrollo de talento y la motivación, repercute en positivo directamente en la cuenta de explotación, más allá de la inversión en acciones para poder desarrollar estas políticas.

En el marco de esta afirmación, el pasado 15 de diciembre asistí a una interesante jornada sobre “Bienestar y Productividad” organizada por Humanas, Salud Organizacional , La jornada hizo un recorrido por diferentes elementos clave en Empresas Saludables, haciendo especial hincapié en cómo medir el impacto de todas las estrategias y acciones que se implementan. Aun así, costó en los debates hablar de números concretos y de cómo realmente podíamos utilizar estándares de información, para convencer a los que hay que convencer: a la persona encargada de finanzas, o a la dirección de la organización.

Una vez más la comunicación es la clave de todo, más allá de suposiciones o de sentido común, necesitamos argumentos y más argumentos para justificar hacer las cosas de diferente manera, y a esperas de tener resultados propios, siempre podemos hacer benchmarking i dar datos por sector o competencia.

Así en The Book of Numbers™ 2013 por The Hackett Group, Inc  se estima que implementar sistemas de gestión del talento y evaluación del desempeño:

  • El coste por empleado es un 27% más bajo que el resto (mejor redistribución salarial)
  • Se emplean un 24% menos de estructura de RRHH por cada 1.000 empleados
  • Disminución del gasto de outsourcing en 50%
  • Aumento del 25% en gasto en TICs
  • 20% menos de gerentes (organizaciones más planas)
  • Aumento del 15% en dedicación a consultoría interna

Incluso tenemos un software para calcular nuestro ROI http://www.halogensoftware.com/uk/roi-calculator

Como vemos podemos obtener datos, y usarlos para mostrar,  como desarrollar a nuestros trabajadores impacta directamente en nuestra cuenta de explotación. Sin perder el foco en las personas y que estas en el siglo XXI ya no esperan, ni quieren los esquemas del management clásico. Así que una vez más los departamentos y personas de RRHH nos vemos cual bisagra, haciendo de puente entre lo que la empresa necesita y lo que nuestros empleados quieren.

Sino siempre nos quedará la frase de Henry Ford: “Sólo hay algo peor que formar a tus empleados y que se vayan… no formarlos y que se queden”