Por Adrián Caballero @a_caballero

No importa que una empresa sea pequeña o grande. De carácter mercantilista o cooperativista. En líneas generales, la comunicación juega cada vez con más intensidad un papel clave en la dirección empresarial y de ella depende actualmente en mayor medida la estrategia de nuestra compañía.

En concreto, el informe anual 2015 de la Asociación de Directivos de Comunicación (DirCom) señala que el 76% de las empresas en las que existe un responsable de comunicación, este depende directamente de la primera línea de dirección, dato que se ha incrementado en los últimos años, así como el de DirComs que participan en los consejos directivos de las empresas.

Además, las empresas españolas están invirtiendo cada vez más recursos en una profesionalización de la tarea de comunicación y marketing de la empresa. Según el mismo informe, el 49,5% de los directores de comunicación en España son licenciados en Periodismo, frente al 35% de hace cinco años. Por otro lado, estos DirComs cobran –en más del 53% de los casos- más de 50.000 euros brutos al año.


Las PIMEs también pueden
Pero estos números no solo pertenecen a grandes empresas. Las pequeñas y medianas empresas también pueden (y deben) darle más importancia dentro de su estructura y estrategia a la comunicación. El mensaje parece estar penetrando en el empresariado español ya que el 85% de las empresas declara contratar a agencias de comunicación para campañas y estrategias concretas, lo que facilita mucho la gestión de recursos a las PIMEs que puedan sentir vértigo ante la necesidad de invertir en la comunicación corporativa.

¿Por qué la comunicación es importante?

En los últimos años, la realidad de la publicidad y el marketing ha cambiado. Debido a la globalización y nuevos modelos de negocio que han comportado las nuevas tecnologías, la oferta es mucho más amplia y la competencia –incluso para los grandes- se ha multiplicado. Por esa razón, la idea de enviar constantemente mensajes sobre las virtudes de una marca ya no sirve. Ahora la relación con el cliente debe ser mucho más próxima. Triunfa el marketing de contenidos, que no es más que generar contenidos de interés para nuestros clientes, haciendo que sean ellos mismos los que se vayan acercando a la compañía por el hecho de que ésta resulte útil para sus vidas.

En este contexto, los periodistas y demás profesionales de la comunicación desempeñan un papel esencial si se quiere captar y mantener cuota de mercado. Además, la razón por la que cada vez más los DirComs estén presentes en las juntas directivas es porque lanzar estos contenidos va estrechamente ligado con la estrategia empresarial, que también ha de ser contar con las aportaciones del equipo de comunicación. Son buena parte ya de las empresas las que se han dado cuenta de esta necesidad de comunicar bien aquello que realiza la empresa y no parece que la tendencia vaya a cambiar en el corto plazo.