Por Verònica Platas @VPlatas

21.09.2016

Hace justo 7 días publicábamos en este mismo Blog el artículo “El perfil Flexer: ¿cómo evoluciona el trabajo del siglo XXI?”  planteando este nuevo perfil de persona que combina unas determinadas características competenciales, con unas determinadas características logístico-organizativas en cuanto a las maneras de trabajar.

Muchos de vosotros os habéis lanzado a identificaros como FLEXERS, como si por fin os sintierais identificados con una manera de entender la función productiva dentro del mercado laboral y además os pudierais agrupar en colectivo, teniendo una identidad propia. Pero más allá de intuiciones, necesitamos poder constatar con datos, por ello realizamos una encuesta donde en breve os podremos mostrar los primeros datos alrededor del perfil FLEXER.

Los primeros análisis ya nos desvelan 3 elementos clave alrededor de este perfil:

  • La reputación personal-profesional es un elemento crítico. La construcción de relaciones sólidas, de un networking bien hecho  (como diría nuestra amiga Rosaura Alastruey) forma parte del principal elemento que debe tener un FLEXER, no vale con estar; es necesario ser. SER un profesional que sea reconocido y “reputado”. Ya no queremos a cualquiera, queremos a XXXX; igual que cuando compramos un teléfono o unas zapatillas. Ser capaz de crear y mantener una red sólida y que proporcione los resultados empresariales esperados requiere de aprendizaje y método. Y no demos olvidar los resultados, estos serán los que nos harán perdurar en el tiempo. Una vez más cambia el CÓMO, pero el QUÉ ya se da por supuesto que es de 10!
  • La sociabilidad, entendida como la suma de la resiliencia, asertividad y paciencia. Un Flexer se relaciona, interactúa con personas que pueden ser clientes, proveedores, otro día prescriptores, u otro día partners en algún proyecto. Esto requiere saber socializar, relacionarse, interactuar y trabajar en equipo.
  • Y nos falta un último elemento, la capacidad organizativa, entendiendo la organización, como la puesta en marcha de herramientas tanto personales, como soft-hard para la efectividad (eficacia+eficiencia) en nuestro día a día. Nuevas maneras de trabajar, requieren nuevas herramientas y nuevos hábitos: desde horarios, a tener una matriz de EISENHOWER, un Dropbox Premium, y no quedarte sin datos el día 15 de cada mes; a saber priorizar, donde aportamos valor, no procastinar, y poner el foco en el aquí y el ahora (No os perdáis este vídeo ONE-MOMENT MEDITATION )

Como veis, los FLEXERS tenemos deberes, empezamos? Añadimos alguno más?